UNA VEZ DICTADA SENTENCIA DE DIVORCIO CON HIJOS MENORES, ¿DESDE CUÁNDO SE ADEUDA LA PENSIÓN DE ALIMENTOS: DESDE QUE SE DICTA LA SENTENCIA O DESDE LA INTERPOSICIÓN DE LA DEMANDA?

Una de las cuestiones relativas a la pensión de alimentos que se puede plantear con bastante frecuencia, es desde cuándo deben ser abonados, si desde la sentencia que los fije o desde la interposición de la demanda de reclamación de dicha pensión. El tema es importante, pues en muchas ocasiones el procedimiento de divorcio o separación matrimonial tarda muchos meses en resolverse cuando se lleva a cabo vía contenciosa.La decisión de que la pensión de alimentos se abonará desde la demanda y no desde la sentencia que los fije, fue establecida por el Tribunal Supremo en sentencia de unificación de doctrina de fecha 14 de Junio del 2011y, asimismo, seguida posteriormente por otras diferentes resoluciones que se han dictado sobre esta materia, tal como son las como las sentencias de 26 de Octubre de 2011, o la de 27 de Noviembre de 2013. La sentencia de 14 de junio de 2011, unifica la doctrina que hasta ese momento venía siendo diferente entre las distintas Audiencias Provinciales y concluye que la pensión de alimentos se abonará desde la demanda y no desde la sentencia. Con ello quedaría resuelto el tema que, como hemos mencionado, podía resultar confuso y, por supuesto, de relevancia grande. Es importante reseñar que dicho Tribunal especifica que el pago de la citada pensión a abonar desde la interposición de la demanda será para los casos en los que se reclame alimentos por hijos menores de edad. Otro tema es que sea conveniente que cuando se solicite en la demanda la pensión de alimentos para hijos menores se haga expresamente petición de que la obligación de abono será desde la interposición de su reclamación, a fin de que sea recogido en la sentencia del Juzgado que conozca del asunto. El Tribunal Supremo, en la citada sentencia viene a establecer lo siguiente: ”  Los alimentos debidos a los hijos menores de edad en casos de separación de sus progenitores participan de la naturaleza de los que deben prestarse como consecuencia de la patria potestad y de los alimentos entre parientes en general, aunque tienen características propias, como consecuencia de las circunstancias en que se declara la obligación de prestarlos. Es cierto también que la regla general en los temas de disolución del matrimonio por divorcio es que la sentencia produce efectos desde la firmeza, porque se trata de constituir una situación nueva y por ello, el art. 89 CC establece que la sentencia en que se declare el divorcio “producirá efectos a partir de su firmeza”, lo que se confirma en el art. 95 CC, en relación al momento en que tiene lugar la liquidación del régimen económico matrimonial. Sin embargo, en materia de alimentos, el art. 148 Código Civil contiene una norma distinta, que si bien evita los efectos retroactivos de la obligación de prestar alimentos al momento en que se produce la necesidad, establece que los alimentos “no se abonarán sino desde la fecha en que se interponga la demanda“. Esta regla se refiere únicamente a la petición de los alimentos, puesto que como afirma la STS 328/1995, de 8 abril, una cosa es que se haya reconocido la relación jurídica de que derivan los alimentos y otra que estos se soliciten en tiempo y forma con fijación de la pensión, los plazos de abono de los mismos y la forma de hacerlos efectivos. La cuestión que se plantea en este recurso es si existe una diferencia total y absoluta entre los alimentos debidos en casos de procedimientos por causa de la crisis familiar y los debidos de acuerdo con los arts. 142 y ss CC. La citada STS 328/1995 de 5 octubre dijo ya que “no es sostenible absolutamente que la totalidad de lo dispuesto en el Título VI del Libro I del Código civil, sobre alimentos entre parientes, no es aplicable a los debidos a los hijos menores como un deber comprendido en la patria potestad”, doctrina repetida en la STS 917/2008, de 3 octubre, que declara aplicable el art. 148.1 CC , cuyo contenido ha sido ya reproducido. Por ello debe declararse la siguiente doctrina: Debe aplicarse a la reclamación de alimentos por hijos menores de edad en situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada la regla contenida en el art. 148.1 CC, de modo que, en caso de reclamación judicial, dichos alimentos deben prestarse por el progenitor deudor desde el momento de la interposición de la demanda.”

Related Post

Leave us a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR