LA PENSIÓN COMPENSATORIA

La pensión compensatoria es un derecho del cónyuge que, ante una separación o divorcio, se encuentra en una situación que le ha provocado un desequilibrio económico respecto a la que tenía durante la vigencia del matrimonio. En numerosas ocasiones, las separaciones y los divorcios inciden negativamente en la situación económica de uno o de ambos cónyuges y con la pensión compensatoria, de lo que se trata es de reequilibrar su situación. Esto es, se trata de que el cónyuge a quien se debe abonar dicha pensión, se encuentre de nuevo en la posición económica que le corresponde según sus propias aptitudes o capacidades para generar recursos económicos. La pensión compensatoria se constituye para compensar, por ejemplo, los años y la dedicación que uno de los cónyuges  ha venido dedicando al cuidado de sus hijos y del hogar durante la vigencia del matrimonio. El Juez, si no hubiere acuerdo entre los cónyuges, establecerá la pensión compensatoria de acuerdo a las siguientes circunstancias: - Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges. - La edad y el estado de salud del cónyuge a cuyo favor se fijará la misma. - La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo de dicho cónyuge. - La dedicación pasada y futura a la familia. - La colaboración con su trabajo en las diferentes actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge. - La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal. - La pérdida de un derecho de pensión. - El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge. - Etc... En España, no hay un baremo establecido al que deba ajustarse el juez a la hora de fijar la pensión compensatoria, por lo que habrá de estar a cada caso concreto, siendo la misma fijada en función de los ingresos y de los bienes de la persona obligada a satisfacerla. En cuanto a su duración, la pensión compensatoria tampoco está regulada legalmente, por lo que su duración suele fluctuar entre un año a indefinida  dependiendo de algunas circunstancias, tales como edad del cónyuge que va a percibirla, estado de salud, capacidad de incorporarse al mundo laboral, etcétera. La solicitud de pensión compensatoria habrá de hacerse junto con la demanda inicial del procedimiento de separación matrimonial o divorcio. La pensión compensatoria que se solicita en el procedimiento de separación o divorcio, requiere la intervención de un abogado y procurador. La pensión compensatoria se actualiza anualmente de acuerdo a la variación que experimente anualmente el Índice de Precios al Consumo que publica el Instituto Nacional de Estadística. Las causas que provocan la extinción automática de la pensión compensatoria serían: 1º.- La muerte del acreedor a la pensión. 2º.- La celebración de un nuevo matrimonio por parte de quien la recibe, dado que que la situación de perjuicio económico desaparecería con el nuevo matrimonio. Otra cosa es la convivencia de carácter marital con un tercero que, si bien extingue la pensión, no lo hace de forma automática sino que ha de probarse la causa extintiva. La cuantía de la pensión puede ser modificada judicialmente en aquellos casos en los que el beneficiario mejora su situación económica o la del obligado al pago empeora. Incluso, debemos señalar que estas mismas circunstancias pueden llevar también a la extinción de la pensión compensatoria. El impago de la pensión compensatoria durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos puede aparejar la comisión de un delito de abandono de familia, el cual se haya castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.  

Related Post

Leave us a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR